Mis espejos de papel

Los espejos siempre han tenido algo de mágicos: te dicen quién es la más guapa del reino, te introducen en un mundo paralelo o no te devuelven el reflejo si eres un vampiro. Pero los espejos, en realidad, no poseen magia, ni sentimientos, ni siquiera imágenes. Somos nosotros, los que nos asomamos a ellos, quienes lo hacemos cargados de imágenes, de sentimientos y de magia. Cada uno de nosotros tenemos el poder de ver en un espejo lo que deseamos ver. El decepcionado que lo rompe, sólo desea romper su cara; el narcisista que lo besa es a sí mismo a quien besa..
... Pero hay unos espejos que sí que tienen magia, sabiduría, sentimientos, historia e historias: los espejos de papel.
Esos papeles repletos de letras en las que podemos ver reflejadas todas las imágenes del universo, de ahora y de todos los tiempos. Esos espejos de papel en los que nos vemos tal y como somos, como fuimos, como podríamos ser, como nos gustaría ser...
Esos espejos de papel en los que cabe todo lo bueno y malo de la humanidad, todos los monstruos y los ángeles de la historia: lo más sublime y lo más rastrero, lo más antiguo y lo aún no nacido... Solamente hay una cosa, y sólo una, que no pueden reflejar esos espejos: la ignorancia.
Mi casa está llena de libros. Mi casa es la casa de los espejos... los espejos de papel

miércoles, 14 de noviembre de 2012

PEQUEÑOS VERSOS PENSANDO EN JUAN RAMÓN
(A Juan Ramón Jiménez)

Tú has hecho de una mirada
dulce camino de jazmines,
y en el aire has dibujado
maripositas blancas.

Ternuras de azahares
que trepan por las almas,
has puesto en cada ojal
de los patios y las casas.

Borriquillos de algodón,
niños de carita embarrada,
y el jornalero por las calles
con un cigarrillo alumbrando
trémulos labios de hambre.

Has sabido hacer de la poesía
sonrisas asequibles,
caricias para los niños,
pequeños ríos de lunas claras.

Gracias, buen amigo,
sencillo niño con barba,
ejemplillo de luz.
Gracias.   
Manolo Benages

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada